LOMA Orientadores Familiares

Artículos de interés para mejorar tu vida en familia

La relación entre hermanos: entrenadora para la vida social

Deja un comentario

988311_320521778087557_486421278_nHoy en día las familias tienden a ser muy pequeñas. No cabe duda de que la publicidad es capaz de cambiar la forma de pensar y de vivir de las personas. Son mayoría las familias que tienen un solo hijo o, cuando mucho, dos.

Yo me pregunto, ¿cómo influirá esta forma de familia en el desarrollo y la educación de los niños de hoy?

Hay muchas cosas que a los hijos únicos les será muy difícil aprender porque la relación de los hermanos en el ámbito familiar resulta un aprendizaje irremplazable de los valores sociales, que son exactamente los mismos que algunos valores familiares como: Respeto, comprensión, tolerancia, solidaridad, generosidad, cortesía, amabilidad, etc.

Entre los hermanos, hasta los pleitos resultan de gran utilidad en su educación cuando los padres saben manejarlos adecuadamente. A los papás les preocupa y les hace sufrir el que sus hijos se peleen, sin embargo con ocasión de esos pleitos los niños pueden aprender dos cosas indispensables para vivir en sociedad: defender sus derechos y respetar los derechos de los demás. Los papás pueden ayudar mucho haciendo ver a los niños cuál es el derecho de cada uno y motivándoles a llegar a una solución cordial por el reconocimiento de los mismos.

Es importante que los padres dejen claro a los niños qué le corresponde a cada uno. En la familia hay muchos bienes y espacios que podemos compartir con los demás, pero también existen cosas y lugares que son propiedad particular y espacio propio de cada uno.

Cuando esto se reconoce, se puede pedir a los niños que defiendan lo suyo y respeten lo ajeno. Esta es una regla básica de la convivencia humana; es lo que tendremos que saber hacer en el ámbito social, en nuestra relación con los demás.

La primera causa de competencia, envidia y celos entre hermanos es el cariño de los padres. Por eso los padres deben evitar comparar a sus hijos, así como mostrar preferencia por alguno de ellos, ya que esta preferencia por alguno es percibida por los hermanos como un rechazo hacia ellos.

Cada hijo necesita sentirse satisfactoriamente amado por ambos padres para evitar los celos que le hacen sufrir a el, a sus hermanos y hasta a los padres.

También es importante enseñar a los niños a pedir perdón así como a perdonar, ya que la convivencia familiar ofrece una y mil ocasiones para ello. Sin el desarrollo de estas dos habilidades, es prácticamente imposible cultivar unas buenas relaciones familiares.

O.F. Ma. Teresa Magallanes Villarreal
Centro de Ciencias para la Familia LOMA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s